medium_futuro.jpg

¿Te imaginas cómo será el mundo dentro de 50 años? ¿Si te hubiesen dicho hace 20 años que todo el mundo tendría teléfono móvil te lo hubieses creído? He realizado un pequeño ejercicio en el que imagino cómo serán nuestro día a día dentro de 50 años.

Los móviles evolucionarán hacia unas nuevas plataformas táctiles con una conexión rápida a la red (similares a lo que puede ser hoy en día un iPhone, pero con una conexión varios miles de veces más rápida). A través de dichas plataformas o cualquier otro “ordenador” tendremos acceso a toda nuestra información que se almacenará en la red.

Toda la información estará almacenada en la red y solo determinadas personas podrán acceder a ella. Por ejemplo: Solo nosotros y nuestro médico podrá acceder a nuestro historial médico, análisis de sangre, radiografías…

Los teléfonos, ordenadores, cámaras de fotos… almacenarán toda la información directamente en la red a la cual accederán ordenadores, plataformas y demás periféricos a altas velocidades.

La definición de las pantallas habrá mejorado tanto que será más agradable leer directamente de las pantallas de ordenadores y plataformas que del papel.

El reconocimiento de voz será una realidad y la comunicación entre dichos aparatos y nosotros será a través de la voz por lo que el teclado quedará reducido en muchas ocasiones a un segundo plano.

Nuestra huella digital se convertirá en nuestras tarjetas y llaves. Con solo pulsar una pantalla podremos realizar pagos, abrir la puerta de casa, abrir el coche, identificarnos en un aeropuerto…

De tal forma que si tenemos un accidente de tráfico y quedamos inconscientes con solo deslizar nuestro dedo por un identificador, el médico tendrá acceso a nuestra identidad e historial médico, un policía ver si tenemos causas pendientes con la ley y hacienda revisar nuestros movimientos bancarios.

El dinero será cada vez menos utilizado y en consecuencia se reducirá el fraude fiscal.

Todos los productos utilizarán un sistema de identificación y localización por radio frecuencia. Nuestra despensa y frigorífico llevará automáticamente un control de nuestras existencias y realizarán la compra de forma automática si así es nuestro deseo. Si por el contrario preferimos realizar la compra por nuestra cuenta, no será necesario hacer cola ya que los productos que cojamos se cobraran automáticamente al salir por la puerta.

Al ser toda la información digital y estar almacenada en la red será sencillo mantener un completo historial de lo que hemos realizado desde el día que nacimos hasta el día en que dejemos este mundo. Fotos, historial académico, los deberes de primaria, la lesión a los 4 años, videos, compras, facturas… todo quedará registrado.

La robótica evolucionará de tal manera que muchos trabajos realizados por personas hoy en día serán realizados por máquinas. No será extraño que un androide termine preparando la comida o realizando las tareas de la casa.

Los vehículos estarán totalmente interconectados de tal forma que utilizarán las rutas más adecuadas en función del tráfico existente. Además el vehículo podrá tomar el control del mismo en caso de peligro. Por ejemplo, nuestro vehículo detectara un coche detenido o una deceleración repentina tras una curva sin visibilidad y hará que nuestro vehículo se detenga automáticamente. Es más, al final se evolucionará hacia vehículos sin conductor que eliminarán los accidentes y los atascos.

Tendremos un acceso automático y directo a cualquier contenido audiovisual, películas, videos, música, informativos, series, programas… Tendremos la opción de visionarlo con publicidad o pagar y prescindir del impacto publicitario.
Los videoclubs, librerías y tiendas de discos terminarán desapareciendo.